increase traffic my website

Educación Respetuosa: Los niños y las niñas necesitan amor incondicional 

12.12.2022

En MAR DE SAUCES queremos apostar por un cambio de paradigma en la crianza y la educación de los niños y las niñas, un nuevo paradigma que ponga el foco en la calidad de los vínculos y el ambiente con los que se relacionan.

Para ello, debemos sustituir el enfoque conductista hacia la infancia por uno holístico capaz de mirar al niño y la niña en su totalidad (más allá de etiquetas y comportamientos) y poder determinar cuáles son sus necesidades y motivaciones individuales, ésas que le van permitan crecer y desarrollarse tal y como son, en conexión con lo que sienten en su cuerpo, mente y corazón.

Crianza Respetuosa, Amor Incondicional
Crianza Respetuosa, Amor Incondicional

Porque la conexión, la aceptación y el buen trato hacia los niños debe ser incondicional, debe ser un derecho irreductible del que puedan disfrutar en todos los ambientes en los que se encuentren, independientemente de su personalidad, sus sensibilidades, su comportamiento, las etiquetas que se les adjudiquen y su forma de ver, sentir y relacionarse con el mundo. De ello va a depender su autoestima.

Por eso, hemos estrenado nuestra editorial con "Simplemente Olivia", un libro infantil ilustrado que nos habla sobre el amor incondicional y sobre la belleza de un mundo en el que seamos capaces de mirarnos y relacionarnos con autenticidad, respeto y empatía.

"Simplemente Olivia" es un regalo muy bonito y especial que tocará el corazón de niños y adultos por igual. Las familias que ya lo han comprado, lo recomiendan sin dudar. Si quieres leer algunas opiniones, pásate por nuestro perfil de IG o visita este enlace.

Tu apoyo nos permitirá continuar creando y editando libros infantiles que promuevan el trato respetuoso hacia los niños, la naturaleza y los animales.

Si tú también quieres un mundo sin etiquetas y un cambio de paradigma en la crianza y educación de los niños y las niñas, comparte en redes sociales y cuéntaselo a tus amigas.